Los Elementos del Periodismo (II)

¿Qué tienen en común Juan Carlos Tafur, Rosa María Palacios y The Washington Post? Los tres son víctimas de un nuevo peligro. Actualmente, el periodismo se ve amenazado más por la comunicación comercial que por el Estado, según afirman Kovach y Rosenstiel en (lo que sigo leyendo sobre) “Los Elementos del Periodismo”.

Y las cursivas en víctimas es por la hipótesis que guía esta serie de artículos: El periodismo tiene la oportunidad más importante de su historia. Quizás, los tres están ante la mejor oportunidad de su carrera. Así que vayamos con calma.

En el primer capítulo del libro, se meten de lleno en responder la pregunta ¿para qué sirve el periodismo? No basta una respuesta simple cuando tienes, como vimos en el post anterior, una opinión pública escéptica de la profesión, un creciente “periodismo ciudadano” y una comercialización de la comunicación.

Pero debemos comenzar con algo, lo más básico: ¿Para que sirven las noticias? Según Kovach y Rosenstiel, el periodismo crea comunidad, porque las relaciones humanas se construyen en base al intercambio libre de información. Además, sirve a la democracia porque permite el autogobierno al empoderar a la gente.

Portada-del-Washington-Post-de_54378374390_54374916805_576_694

Si vas a comprar una casa, primero te informas sobre precios, tipo de materiales, quizás el distrito. Igual si vas a comprar un auto, o algún otro objeto. Incluso es importante saber los gustos de tu compañero de trabajo antes de decidir si deseas intentar una relación más seria. La información te da seguridad y las herramientas necesarias para que tomes tus propias decisiones. 

El periodista, entonces, debe proporcionar información que necesitan las personas para ser libres y capaces de gobernarse a sí mismos. Pero cuando hay una democratización del acceso a la información, cuando cualquiera puede ejercer de reportero o comentarista, subir un audio a Youtube o compartir fotos de una protesta, el periodismo tiene que dar algo más.

Y es eso lo que quizás, en su momento, no entendieron Tafur, Rosa María Palacios ni la gente del Washington Post. La respuesta no está en quememos nuestros periódicos y hay que mudarnos todos a Internet (Cometa es un ejemplo de que el papel puede seguir siendo un soporte válido para contar historias, y ganar plata en el intento).

La idea de prensa como filtro encargado de decidir lo que el ciudadano debe o no debe saber no define ya el papel del periodismo, afirman Kovach y Rosenstiel. Las ya no tan nuevas tecnologías no están cuestionando la función democrática del periodismo – esa de informarte adecuadamente para que decidas por ti mismo – sino tan sólo modificado la manera en que los periodistas la llevan a cabo.

Si no se tiene esto en cuenta, volvemos al principio: incluso sin que se produzca intromisión alguna por parte del gobierno, el periodismo independiente puede quedar desleído a causa empresas que buscan vender, o mejor dicho, por empresas que buscan cubrir las pérdidas de un periodismo que no vende, que no vale la pena comprar.

Pero vayamos al grano, ¿qué hace un periodista? Como mencioné, para mí el periodista es un curador, idea no muy alejada de la planteada por Kovach y Rosenstiel. La primera tarea del periodista se divide en dos:

1) Verificar si la información es fiable, comprobar su veracidad.

2) Ordenarla a fin de que los ciudadanos puedan captarla como eficacia

Para esto, el periodista necesita la capacidad de observar las cosas desde múltiples puntos de vista, para poder llegar al fondo de las cosas mismas; además de una actividad investigadora y una capacidad crítica para extraer conclusiones. El periodista es un curador de información y un narrador de historias, tiene que re-aprender a contarlas. 

Los autores terminan la primera mitad del capítulo mencionando que este periodismo que nace en gran parte a consecuencia de las nuevas tecnologías (recordemos que mencionan tres transiciones anteriores: invención del telégrafo, caída del precio del papel y, llegada de la radio y los tabloides) termina recordando al periodismo de conversación. Ese primer periodismo que hace cuatrocientos años nacía en cafés y publick houses.

Desde esta aproximación, la era digital no provoca un cambio fundamental en la función del periodismo ni en sus principios, aunque sí en sus técnicas, la forma de organizar las redacciones o el modo de generar ingresos. Pareciera, más bien, que estamos cerrando un paréntesis. Y ya no hay marcha atrás.

Artículos relacionados:

Los Elementos del Periodismo

Washington Post to be sold to Jeff Bezos, the founder of Amazon

La crisis de identidad de una de las grandes cabeceras del país

Así veo el periodismo (Jeff Bezos, el nuevo dueño de Washington post)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s